Cómo repartir los costes de la empresa entre nuestros productos o servicios para la toma de decisiones y conseguir no volvernos locos. Modelos de sistemas de costes, inductores y tasas de reparto.

Compartir...

¡Hola bienvenido!

Con el presente artículo nos introduciremos en el mundo de los modelos de imputación o reparto de costes y su tipología.

Hasta ahora hemos hablado de la naturaleza y clasificación de los costes que podemos encontrarnos en nuestros modelos de negocio y que nos servirán para tomar decisiones de manera más ágil y eficientes.

Te habrás preguntado alguna vez cómo podemos saber o determinar el coste de una unidad de producto o servicio que vendes o fabricas en tu empresa, o si ya lo haces, si estas calculando correctamente el mismo.

Pues bien, es precisamente a través de los modelos o métodos de sistemas de costes como conseguiremos imputar todos los costes de la empresa a las unidades de producto o servicio para calcular su coste total o unitario, con diversas finalidades: servir de apoyo a la contabilidad financiera para calcular la valoración de existencias de productos terminados o en curso y así confeccionar los estados contables, servir de apoyo para la toma de decisiones relacionadas con los productos, sus precios y sus rentabilidades o servir de apoyo para la gestión de las distintas unidades de responsabilidad de la organización.

Anotemos que el cálculo del coste total puede realizarse sobre un producto o servicio o sobre un centro de responsabilidad dentro de la empresa, debemos de fijar con antelación el OBJETO DE COSTE, aquello que voy a medir.

Yo elegiré para mis exposiciones, como objetos de costes, dos productos que fabricamos en nuestra empresa ficticia, BOTELLAS S.L: Botella de agua mineral y botella de leche. Imafinamos que somos una empresa que fabricamos solo estos dos tipos de producto.


El coste total de cada botella, de cada producto o servicio, estará compuesto por sus costes directos e indirectos.


Quizás si pensamos en estos dos productos, la botella de agua mineral y la de leche, lo más fácil de determinar serán siempre los COSTES DIRECTOS que hemos o deberemos de asumir para la producción de las botellas de agua mineral y de leche, debemos de pensar en aquellos costes que tocan nuestro producto, la materia prima (el agua, la leche, el plástico y el cristal de las botellas, los tapones), la mano de obra directa y las máquinas, que transforman la materia prima en botella de agua mineral. 

Pero para conseguir el coste total, debemos tener en cuenta otros gastos que la empresa asume para poder producir las botellas de agua mineral y de leche, como son los llamados COSTES INDIRECTOS (por ejemplo, luz, alquiler, gastos de administración, gastos comerciales, etc.) sin los cuales no sería posible fabricar nuestros productos. Son aquellos que no tienen relación directa con el «objeto de coste».

Pues bien, es a través de los modelos de sistemas de costes como imputaremos los costes indirectos a nuestros productos, de esta forma obtendremos su coste total.

Entre los diferentes métodos de costes que nos podemos encontrar en la gestión financiera destacan los llamados modelos de imputación de costes tradicionales y el modelo ABC.

En los MODELOS TRADICIONALES el esquema de imputación de todos los costes al producto sería el siguiente,

 

El procedimiento general que debemos seguir para imputar los costes indirectos de los centros de responsabilidad (departamentos) de la empresa al producto es:

1. Pintar el proceso de producción para determinar los centros de responsabilidad: centro de costes de producción y centros auxiliares (administración, comercial, diseño, etc.), incluso podemos rizar el rizo y definir centro en función de las naturaleza de los costes.

2. Identificar los costes directos de cada centro.

3. Imputación de los costes de los centros auxiliares al de producción mediante criterios de reparto o «INDUCTORES», para ello debemos de utilizar el principio general de que todos los costes se producen porque existe una razón que los justifica, una causa que justifica su existencia, debemos de encontrar la relación causa-efecto que relaciona el centro auxiliar con el productivo, como pueden ser:

  • Prestación realizada: horas consumidas
  • Prestación potencial: número de personas necesarias
  • Dimensión física: metros cuadrados
  • Volumen de actividad: número de albaranes

Este tercer punto del procedimiento es fundamental, ya que una mala elección de la tasa de reparto puede desvirtuar la información que obtengamos del sistema de coste y como consecuencia a tomar malas decisiones, podemos estar eliminando productos o servicios que nos den un margen de contribución negativo, pero que en realidad con otra tasa de reparto más acorde se obtenga una margen de contribución positivo. Mucho cuidado con este tema.


En algunas ocasiones podemos tener importantes dificultades para encontar el inductor que relacione el centro auxiliar con el productivo, en estos casos debemos de analizar si ese centro de costes es innecesario.


En este momento ya tenemos repartido todos los costes directos de los centros auxiliares en el centro productivo, tenemos todos los costes indirectos acumulados  el centro productivo.

4. Solo nos queda imputar todos los costes indirectos del centro de producción a los productos y lo hacemos mediante la determinación de «TASAS DE REPARTO», también que mejor expliquen alguna relación causa-efecto entre los costes y el producto (Ojo que esto tampoco es fácil), como pueden ser:

  • Unidades producidas
  • Tasas de actividad, mano de obra

Como resultado de aplicar los cuatro pasos anteriores obtendremos el coste total unitario de cada botella de agua mineral y de leche.

5. Identificar al responsable de cada centro, que nos permitirá gestionar directamente con él la toma de decisiones, tomar decisiones estratégicas y no estratégicas, ya  señaladas en un artículo, importantes para la continuidad de nuestros negocios.

Lógicamente, en la medida en que nuestro modelo de negocio sea más complejo, en cuanto a número y dimensiones de centros auxiliares y producción, en cuanto a número de productos a producir y comercializar, así como a recursos que sean compartidos por diferentes productos, más tiempo y complejo se hará la implantación de estos modelos.


La importancia de los sistemas de costes radica en localizar los mejores INDUCTORES Y TASAS DE REPARTO, que repartan eficientemente los costes indirectos, y quizás sea donde radique la mayor debilidad de estos sistemas.


En la práctica, muchas veces no es fácil determinar que uso de un determinado recurso hace un producto, sobre todo en aquellos que su relación con el objeto de coste es lejana, con ello no quiero decir que deje de tener importancia el desarrollo de estos modelos en nuestras organizaciones, más bien diría todo lo contrario, debido a su impacto clave para la toma de decisiones, su implementación se retorna trascendental en las empresas.

Igualmente dependiendo del tipo de finalidad que elijamos, inicialmente mencionadas en nuestro artículo, recabaremos unos datos u otros sobre nuestros costes. Cada finalidad requiere de la recopilación de unos datos concretos, aplicaremos en definitiva un modelo de reparto de costes u otro.

Existen diferentes modelos de imputación de costes y que en posteriores artículos hablaré de algunos, como pueden ser:

  • Modelo de costes variables
  • Modelo de coste completo
  • Modelo de imputación racional- coste de subactividad
  • Modelo de costes por pedidos
  • Modelo de costes estándar
  • Modelo de costes históricos
  • Modelo de coste-volumen-beneficio
  • Modelo ABC

Por último y como siempre, ya sabéis, si os gusta, compartir, y si tenéis dudas, opiniones, aclaraciones o aportaciones al respecto, dejad un comentario y os responderé lo antes posible.

Que tengáis,      #muchapasionfinanciera

Tambien te puede interesar:


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Miguel Angel García García.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 10dencehispahard S.L (cdmon), https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos-20180525 que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.