El protagonismo del Mapa de costes, conoce a tú empresa. Clasificación de los costes.

Compartir...

¡Hola bienvenido!

Lo primero que debemos conocer para elaborar una contabilidad de coste en nuestra empresa son nuestros costes y su naturaleza, debemos conocernos a nosotros mismos. Para ello y con una dosis de paciencia, se elabora un «mapa de costes», que no es más que la localización de todos los costes que actúan en nuestra empresa, identificándolos y clasificándolos para después utilizarlos en función de la decisión que estemos analizando.

Inicialmente, deberíamos tener en cuenta la diferencia entre gasto y coste, una definición general de COSTE podría ser «la valoración monetaria de los recursos consumidos en el proceso de fabricación o de prestación de un servicio», mientras que el GASTO podría ser «la valoración monetaria de los recursos consumidos para el funcionamiento de la empresa, pero no vinculado a la fabricación o prestación de un servicio».

En contabilidad de costes o analítica, el gasto pasa a ser coste cuando se asigna o imputa al producto o servicio mediante modelos de reparto de costes. Ya veremos que existen varios modelos para imputar los gastos generales de la empresa a un producto o servicio.


La elaboración de nuestro mapa de costes dependerá del modelo de negocio y análisis que queramos realizar para la toma de decisiones.


No perdamos el tiempo en hacer extensas y elaboradas clasificaciones de nuestros costes que al final no nos llevan a ningún lado para la toma de decisiones.

En la siguiente imagen se muestra un detalle de algunas clasificaciones o tipos de coste que pueden integrar nuestro mapa de costes. 

La clasificación de nuestros costes se puede realizar en función de:

  • Por su variabilidad con la actividad
  • Por su imputación al producto o servicio
  • Por su relación con la actividad
  • Por su relación con la unidad del producto o total de la producción
  • Por su relación con la información utilizada
  • Por su relación en la toma de decisiones
  • Por su relación con el grado de vinculación para eliminarlos
  • Por la naturaleza del coste
  • Por su relación con unidades organizacionales
  • Por su relación con proyectos

La clasificación básica y principal de todo mapa de costes es la compuesta por nuestros costes fijos y variables y nuestros costes directos e indirectos.


Los COSTES VARIABLES son aquellos que varían con respecto a un nivel de actividad y un periodo determinado, por ejemplo los gastos de transportes, variarán en función de que haya que transportar mayor o menor cantidad de productos. Por el contrario, los COSTES FIJOS son aquellos que no varían con respecto a un nivel de actividad y periodo determinado, por el ejemplo el alquiler de la oficina o de la nave, aunque varíen las ventas el importe del alquiler será el mismo.

Los COSTES DIRECTOS son aquellos que se vinculan de manera muy clara al objeto de coste o unidad de referencia, por ejemplo la manor de obra que esta ligada a la fabricación de un producto o a la prestación de un servicio. Por el contrario, los COSTES INDIRECTOS son aquellos que no se pueden vincular claramente al objeto de coste, por ejemplo el sueldo del director de la planta o del departamento de administración.

Nosotros deberemos ir identificando dentro de la empresa cada coste o gasto que se asume por el desarrollo de su actividad e ir ordenándolos en base a las clasificaciones vistas con anterioridad, y que nos servirán para tomar decisiones estratégicas dentro de nuestras empresas. 

Gracias a la planificación, seguimiento y control de nuestros costes podemos tomar decisiones como:

  • Fabricar o no un nuevo producto o realizar o no un servicio.
  • Adquisición de equipos que supongan un ahorro de personal.
  • Sustitución de equipos productivos.
  • Sustitución de procesos productivos
  • Fijación de precios de venta nuestros productos o servicios.
  • Determinar los niveles de ventas adecuados de nuestros productos o servicios.
  • Rentabilidad de los productos o servicios.
  • Eliminación de sobre costes.
  • Mejorar la productividad de las unidades.
  • Subcontratación de procesos, de personal.  
  • Etc.

Ya sabes, conocer, elaborar y definir un buen mapa de costes es fundamental para después tener potentes sistemas de costes que nos aporten valor en su información.


De nada nos servirá tener implantados sistemas de costes si previamente el mapa de costes no esta bien definido


Por último y como siempre, ya sabéis, si os gusta, compartir, y si tenéis dudas, opiniones, aclaraciones o aportaciones al respecto, dejad un comentario y os responderé lo antes posible.

Que tengáis,      #muchapasionfinanciera

También te puede interesarar:


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: Miguel Angel García García.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a 10dencehispahard S.L (cdmon), https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos-20180525 que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.