Tiempos difíciles para apoyarte en el endeudamiento financiero. “La banca cerrará el grifo”.

Compartir...

 

¡Hola bienvenido!

Muchas son las noticias que están saliendo en los diferentes medios de comunicación sobre un próximo endurecimiento de las condiciones y requisitos que se les exigirán a las empresas para poder acceder al crédito bancario o lo que es lo mismo “la banca vuelve a cerrar el grifo”.

Son muchas las empresas que en estos últimos meses se han visto forzadas a la solicitud de financiación bancaria para poder conseguir liquidez y garantizar así la continuidad de sus actividades en el corto plazo. Muchas de estas empresas y otras, que su colchón de tesorería no va a aguantar más tiempo con niveles de actividad tan bajos, volverán a verse en la necesidad de acceder al crédito bancario, pero esta vez el escenario no será el mismo, será más exigente si cabe.

Pues bien, creo que ante este escenario que se avecina y que nos están pintando, las empresas deberían realizar un estudio profundo de su capacidad interna para generar recursos financieros, de su estructura financiera, de su modelo de negocio, e intentar buscar dentro de la empresa, lo que a lo mejor fuera no encuentren, y me refiero a financiación, tesorería, liquidez.

¿Y cómo podemos ser eficientes o más eficientes para autofinanciarnos?, ¿qué medidas podemos tomar dentro de la empresa para incrementar nuestra liquidez?, sin la necesidad de acudir a financiación bancaria, a la financiación de agentes financieros externos.

Yo, bajo mi experiencia, llevaría a cabo el siguiente análisis:

  • Analizar las finanzas operativas, analizar bien las necesidades operativas de fondos (NOF) de la empresa:

Calcular el porcentaje de NOF sobre ventas y ver si es el más adecuado para nuestro modelo de negocio, ver si podemos ser más eficientes reduciendo las mismas sin poner en peligro la continuidad de la empresa. Las NOF son las necesidades operativas de fondos, es decir, las necesidades de tesorería que la empresa necesita para el desarrollo de su actividad.  Por ejemplo si obtenemos unas NOF sobre ventas del 40%, este ratio nos indica que de cada 100 euros que vendamos necesitaremos 40 euros de financiación, por lo tanto es lógico pensar que cuento menor sea este porcentaje, menor financiación necesitaremos.

Para ser más eficiente en nuestra gestión de las NOF, debemos de atacar principalmente a varias cuentas contables de nuestro balance de situación. Por el lado del activo corriente operativo a las cuentas de clientes, deudores varios, existencias y tesorería operativa, y por el lado del pasivo corriente operativo a las cuentas de proveedores y acreedores varios.

 

 

Cómo podemos ver las NOF no son más que los saldos en balance, en una determinada fecha, de las cuentas de clientes, deudores, existencias y tesorería operativa a los cuales se les resta los saldos de las cuentas de proveedores y acreedores, obteniendo así el importe de las NOF. Dividiendo esta cantidad por la cifra de ventas alcanzada en esa misma fecha, obtendremos nuestro % NOF sobre ventas.


Los saldos de las cuentas de clientes, deudores, existencias y tesorería operativa requieren de financiación que, de forma total o parcial, proviene de las cuentas de proveedores y acreedores.


Centrándonos en las NOF, podemos reducir el % NOF/ventas, reduciendo el importe de nuestras NOF, y fijándonos en nuestra fórmula, podemos reducirlas, disminuyendo los saldos de clientes, deudores, existencias o tesorería operativa, o incrementando los saldos de proveedores o acreedores. Si somos capaces de gestionar más eficientemente nuestras nof, reduciremos éstas, y para un mismo importe de ventas, conseguiremos un menor % de NOF sobre las ventas, reduciendo así nuestras necesidades de fondos, de financiación externa.

Y os estaréis preguntando, ¿cómo reducimos los saldos de las cuentas de clientes, deudores, existencias, tesorería operativa o cómo incrementamos los saldos de proveedores, acreedores?

Para ello debemos gestionar correctamente los periodos medios, es decir, el periodo medio de cobro (PMC) para la cuenta de clientes, periodo medio de existencias (PME) para la cuenta de existencias, el periodo medio de pago (PMP) para la cuenta de proveedores, las cuentas de deudores, acreedores y tesorería operativa suele estar relacionada con las ventas o podemos calcular también un periodo medio para ellas.

En el caso de las cuentas de clientes o existencias, por ejemplo, si conseguimos reducir estos periodos medios estaremos recudiendo el saldo de las mismas y, por lo tanto, reduciendo nuestras NOF, acordaros de la fórmula, provocando así una menor necesidad de fondos para realizar nuestra actividad.

 

 

 

 

En el caso de las cuentas de proveedores, si conseguimos incrementar el periodo medio estaremos incrementando el saldo de las mismas y, por lo tanto, reduciendo nuestras NOF, acordaros de la fórmula, provocando así una menor necesidad de fondos para realizar nuestra actividad.

 

 

Son muchas las empresas, y lo he visto con mis propios ojos, que no analizan sus periodos medios, su evolución, ni acometen plan de acción para su mejora. No tenemos en cuenta los contratos firmados con clientes o proveedores, sus condiciones, para después hacer un seguimiento y constatar que se cumplen. O lo que es más grave, no sabemos cuáles son nuestros periodos medios.

No gestionamos en nuestro día a día la posibilidad de reducir PMC con clientes o ampliar PMP con proveedores.

E igualmente nos pasa con las existencias, no analizamos la rotación, los periodos medios, no analizamos la calidad de nuestras existencias, que hacen que poco a poco se incrementen los saldos de estas partidas en nuestros balances, no se realizan controles periódicos de los inventarios, para, por ejemplo, hacer campañas para dar salida a existencias más antiguas.

En definitiva, aconsejo poner el foco en nuestras NOF y más concretamente en el ratio NOF/ventas, como medida para buscar liquidez dentro de nuestra empresa, reduciendo las necesidades de financiación externa.

 


Debemos gestionar los periodos medios contratados con clientes y proveedores, y la calidad de nuestros inventarios, como medida para reducir las necesidades de financiación para el desarrollo de nuestra actividad, sin que ello ponga en peligro la continuidad de la empresa.


 

Trabajar sobre los periodos medios y obtener una combinación eficiente de ellos para desarrollar nuestro modelo de negocio, es lo que nos llevará a mantener un ratio de NOF sobre ventas ajustado, y, por lo tanto, a tener un nivel de NOF acorde a nuestra actividad.

Igualmente, es aconsejable hacer una comparativa interna de la evolución en el tiempo de nuestra NOF/ventas, así como una comparativa con nuestra competencia más cercana (tenemos acceso a sus balances de manera fácil), ello nos puede permitir mejorar en nuestro plan de acción para actuar sobre ellas y conseguir gestionarlas de manera eficiente.

  • Analizar las finanzas estructurales, analizar el Fondo de Maniobra (FM) de la empresa.

Recordemos que el FM, tomado desde la perspectiva de un concepto de financiación, no es más que los recursos a largo plazo que nos “sobran” una vez financiado el activo no corriente y cuyo destino debe ser la financiación de las NOF.

 

 


La empresa debe tender hacia el equilibrio financiero, es decir, hacía la igualdad NOF = FM, o lo que es lo mismo, que nuestras NOF eficientemente gestionadas deben ser financiadas por nuestro Fondo de Maniobra.


Este equilibrio financiero en la realidad es difícil de mantener en el tiempo ya que las NOF son un concepto variable, la verdad es que los dos conceptos son variables en el tiempo, pero las NOF lo son mucho más.

Deteniéndonos en la fórmula del FM, y ante un escenario pesimista de acceso a la financiación bancaria como nos están pintando, podremos llevar acabo planes de acción que ataquen directamente al patrimonio neto de la empresa o al activo no corriente, ya que obtener deuda a largo plazo procedente de entidades financieras será complicado (no contemplamos en este estudio la posibilidad que tienen grandes empresas de acudir a la financiación a largo plazo a través de la emisión de deuda).

Por el lado del activo no corriente, si reducimos el activo no corriente, incrementaremos nuestro fondo de maniobra, nuestros fondos disponibles para financiar nuestras NOF.

Para ello si analizamos nuestro activo no corriente y valoramos cúal de los que mantenemos en nuestro balance aporta valor a nuestro modelo de negocio y cuál no, podremos detectar aquel que es susceptible de dar de baja de nuestro balance (Desinversiones) con una posible venta en el mercado obteniendo así fondos, tesorería que nos ayude a financiar nuestras NOF.

Igualmente, debemos retrasar aquellas inversiones programadas en nuestro Plan de inversión que no supongan un incremento en nuestra cadena de valor y que no supongan un impacto a corto plazo en el incremento de nuestras ventas, ya que ellas consumirán tesorería. Si tuvieran un impacto a corto plazo en la cifra de venta, debemos de analizar muy detalladamente la inversión antes de acometerla, su rentabilidad y su consumo de fondos. Teniendo en cuenta que, si la acometemos, reducirá nuestro fondo de maniobra, consumiendo tesorería, la cual o la tenemos en excedentes de tesorería o deberemos de buscarla vía Patrimonio Neto, ya que no contemplamos la vía de la financiación a l/p bancaria. 

 

 

Como dice el refrán “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”, al cual le añado “ante el escenario que se nos avecina”.

La otra pata del Fondo de Maniobra sobre el cual podemos actuar es el Patrimonio Neto, si incrementamos el mismo estaremos incrementando nuestro Fondo de Maniobra y por lo tanto obteniendo recursos para financiar nuestras NOF.

¿y cómo incrementamos nuestro Patrimonio Neto?

El patrimonio neto de nuestra empresa está formado por varias cuentas contables, quiero centrarme fundamentalmente en el capital social (aportaciones de fondos de los socios o propietarios de la sociedad) y en los beneficios o pérdidas de la cuenta de resultados de la sociedad, procedentes del desarrollo de la nuestra actividad.

Con este escenario que se avecina, una fuente de obtención de recursos diferentes a las procedentes de las entidades financieras puede y debe ser la que la empresa puede obtener de sus dueños o socios. Éstos deben entender que la empresa los puede necesitar ahora más que nunca, una difícil situación de acceso al crédito financiero bancario puede ser solventada con una ampliación de capital ordenada y bien estructurada, me refiero a que se acometa por el importe necesario para ayudar a la sostenibilidad de la empresa en el medio plazo. Un incremento del capital social supondrá un incremento del patrimonio neto de la empresa y por lo tanto un incremento del Fondo de Maniobra, un incremento de la tesorería, de los fondos para atender nuestras NOF.

 

 

La otra fuente de autofinanciación que hemos comentado viene del incremento de los beneficios o disminución de las pérdidas de la empresa, y que afecta directamente al patrimonio neto de la empresa. Si somos capaces de incrementar los beneficios o reducir las pérdidas estaremos incrementando el patrimonio neto y, por lo tanto, nuestro fondo de maniobra, fondos destinados a financiar nuestras NOF.

¿Y cómo incrementamos nuestros beneficios o reducimos nuestras pérdidas? Pues creo que aquí todos sabéis ya cómo actuar.

Los beneficios o pérdidas provienen de la cuenta de resultados (ya vimos en un artículo que no todo el beneficio que aparece en la cuenta de resultado es caja para la empresa, y que aconsejo su lectura en la sección de “gestión de la liquidez”) , y la cuenta de resultado está formada por los ingresos y gastos-costes que la empresa genera y consumo con motivo del desarrollo de su actividad, pues bien, para incrementar los beneficios debemos, o incrementar los ingresos con los mismos gastos-costes o con los mismos ingresos reducir los gastos-costes. Una de las dos situaciones nos llevará a un incremento de los beneficios.

En ambos casos, debemos aprovechar el presente escenario para analizar con detalle todo nuestro mapa de gastos-costes de la empresa, debemos reducir unidades o precios, eliminar gastos o costes que en el nuevo escenario no nos aporten valor a nuestro modelo de negocio y revisar los precios de aquellos que sigan siendo necesarios.

Leo mucho sobre que hay que revisar los costes fijos de la empresa, yo diría que hay que revisar todos los costes de cualquier naturaleza, fijos o variables. Puede ser un buen momento para renegociar precios con nuestros proveedores, está claro, no será fácil, pero hay que actuar.

Por otro lado, tocar la pata de los ingresos, para mí, es más complicada, ya que debemos de incrementar las unidades vendidas o subir precios, y ante el escenario que tenemos, la mayoría de las empresas no estarán en situación de poder hacerlo, pero está claro que hay que realizar planes de acciones comerciales bien enfocadas y estudiadas con el objetivo de incrementar cifra de ventas.

 

 

Al igual que con las NOF, al final será una combinación eficiente de patrimonio neto y activo no corriente la que nos llevará a incrementar el fondo de maniobra, y, por lo tanto, los fondos para destinarlos a la financiación de nuestras NOF, sin necesidad de acudir a la financiación bancaria. 

Si después de gestionar los clientes, los deudores, las existencias, la tesorería operativa, los proveedores, los acreedores, las aportaciones de capital, los ingresos y los gastos o costes de la empresa, prevemos que vamos a tener tensiones de liquidez, debemos de intentar obtener financiación externa o bien bancaria o de otros agentes financieros.

Estoy convencido de que la banca no cerrará el grifo completamente, será más exigente, hazte con un buen plan financiero viable y preséntalo en varias entidades financieras, o porque no, busca las nuevas y no tan nuevas entidades que están publicitando el acceso al crédito para las empresas a través de sus plataformas, quizás sea el momento de apoyarnos en nuevas fuentes de financiación.


En definitiva, analiza bien tu modelo de negocio, gestiona tus NOF y el Fondo de Maniobra, busca la autofinanciación, estructúrate bien financieramente y después busca la financiación financiera externa.


 

Por último y como siempre, ya sabéis, si os gusta, compartir, y si tenéis dudas, opiniones, aclaraciones o aportaciones al respecto, dejad un comentario y os responderé lo antes posible.

Que tengáis,        #muchapasiónfinanciera

Un abrazo.

También te puede interesar:

2+

Compartir...

2 respuestas a «Tiempos difíciles para apoyarte en el endeudamiento financiero. “La banca cerrará el grifo”.»

  1. Gracias por darnos a conocer la actualidad financiera en este artículo. Espero que haya más del estilo pronto. Buen trabajo

    0
    1. Miguel Ángel García dice:

      Gracias María, me alegra que te haya gustado.

      0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Miguel Angel García García.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  10dencehispahard S.L (cdmon), https://www.cdmon.com/es/contratos/aviso-legal-y-politica-de-privacidad-de-datos-20180525.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.